⚠️ RECUERDA BEBER RESPONSABLE-MENTE Y NO CONDUCIR SI BEBES

#1 NUNCA MEZCLES

Es importante no mezclar diferentes bebidas alcohólicas.

2# DOSIFICATE

Si bebes muy rápido, el alcohol tarda tiempo en ser absorbido, así que es más fácil que te emborraches sin pretenderlo.

#3 PRECAUCIÓN

Si notas pérdida de control, de facultades o malestar… ES EL MOMENTO DE PARAR.

El alcohol es uno de los principales factores de riesgo evitables en el desarrollo de más de 200  problemas de salud y lesiones, incluyendo, entre otras:   

👉 Enfermedades cardiovasculares,

👉 Enfermedades hepáticas,

👉 Enfermedades neuropsiquiátricas

👉 Enfermedades transmisibles.

👉 Existe una sólida evidencia de la asociación del consumo de alcohol y ciertos tipos de cáncer.

El  impacto del consumo de alcohol va más allá de la salud de la persona que consume, ya que puede producir daños a terceras personas y a la sociedad en su conjunto: 

👉 Accidentes de tráfico,

👉 Conductas violentas,

👉 Desempleo, absentismo laboral.

👉 Trastornos del Epectro Alcohólico Fetal (TEAF)

Si usted o algún familiar tiene problemas de dependencia con el alcohol no dude en solicitar ayuda en su Centro de Salud. Sepa también que en la Comunidad de Madrid también existe una importante red de Asociaciones de Ayuda Mutua.

🔗 https://www.comunidad.madrid/servicios/salud/riesgos-consumo-alcohol

El alcohol afecta a todo el organismo, principalmente al aparato digestivo y en especial al hígado. La cirrosis alcohólica es una de las principales causas de muerte en los adultos de la Comunidad de Madrid. Afecta también al corazón, a la circulación de la sangre y al sistema nervioso.  La afectación del cerebro produce entre otros problemas, falta de atención, problemas de memoria, cambios en la conducta, alucinaciones, celos patológicos, y delirium tremens.

Si a  nivel personal, y en dosis reducidas, el alcohol puede llegar a ser un estimulante del sistema nervioso central, produciendo desinhibiciones, verborrea, risa fácil, etc., en cantidades excesivas se comporta como lo que realmente es: un depresor del sistema nervioso,  produciendo:

👉 Enlentecimiento de los tiempos de  reacción,

👉 Problemas de coordinación psicomotriz

👉 Cefaleas, sudoración excesiva, náuseas, vómitos, temblores, fiebre, taquicardias

👉 Pérdida progresiva del dominio personal y del sentido de la realidad

👉 Deterioro intelectual

👉 Comportamientos disfuncionales e inestabilidad afectiva

👉 Alteraciones de la personalidad y el carácter

👉 Ansiedad

👉 Estados depresivos

El ambiente familiar se ve gravemente distorsionado ante la existencia de una persona dependiente del alcohol. A veces, en las fases iniciales, la familia adopta una actitud de negación de la dependencia del alcohol. En otros momentos posteriores, puede soportar la enfermedad de su familiar en solitario y sin compartirlo con nadie. En la medida en que el problema crece, la familia comienza a pedir ayuda, realizando consultas a otros familiares, a amigos y conocidos, a profesionales sanitarios y a asociaciones de ayuda mutua de familiares y personas que han tenido grave dependencia al alcohol.

 A nivel social, las consecuencias del consumo de riesgo y dependencia del alcohol pueden ser muy importantes, generando problemas serios de convivencia social, laboral y familiar, aumento de la accidentabilidad de tráfico y laboral o aparición de episodios de violencia y agresión física y psíquica. El consumo de riesgo y dependencia del alcohol es una de las causas más frecuentes del absentismo laboral e indirectamente del escolar.

🔗 https://www.comunidad.madrid/servicios/salud/riesgos-consumo-alcohol

Hay momentos y circunstancias vitales en las que es recomendable no beber nada de alcohol.
Las más significativas son las siguientes:
 

👉 Menores de edad

👉 Embarazo y lactancia.

👉 Manejo de vehículos o maquinaria peligrosa.

👉 Otras actividades que requieran concentración o habilidades psicomotrices.

👉 Personas con patología médica y medicación incompatible con el consumo de alcohol.

👉 Personas con antecedentes o presencia de una grave enfermedad mental.

👉 Personas con antecedentes de dependencia alcohólica u otra drogadicción.

👉 Personas que no pueden detener o controlar su ingestión de alcohol 

🔗 https://www.comunidad.madrid/servicios/salud/riesgos-consumo-alcohol

Los síntomas de un exceso de ingesta de alcohol comienzan con una fase de euforia que da paso a un comportamiento confuso, con desorientación tempo-espacial. El afectado/a suele presentar alteraciones al hablar y caminar, se le observa mareado y es muy posible que vomite y hasta que pierda la conciencia.

Qué acciones debemos llevar a cabo:

#1. No deje sola a la persona intoxicada, aunque esté en la primera fase, ya que la intoxicación etílica podría evolucionar hacía ese grado de inconsciencia que amenace su respiración. Debe estar con compañía.

#2. Evite que se enfríe. Abríguele. El alcohol es un vasodilatador, que antagoniza la vasoconstricción, que es el mecanismo que el cuerpo tiene para protegerse del frío.

#3. Nunca le de comida o bebida de ningún tipo, ni siquiera agua, pues el riesgo de aspiración es alto y podría atragantarse.

#4. Asegúrese de que es trasladado a su domicilio por una persona responsable, incluso aunque esté orientado y no observa riesgo de que su conducta pueda provocar un accidente.

⚠️ Atención: si la persona afecada está inconsciente…

#1. Debe estimularle con intensidad progresiva: grítele con firmeza, preguntando si le pasa algo, y fíjese en au respiración, ya que si es normal, es posible que sólo esté dormido. Si responde a nuestros estímulos verbales, pero su situación de alerta es limitada, debemos vigilarle, chequeando su estado repetidamente.

Llame al 112 e informe de la localización y circunstancias del suceso, de la edad y de la evolución que observamos.

#2. Si ante los estímulos no obtenemos respuesta, es decir, está inconsciente, actúe de la siguiente forma:

👉 Ponga al paciente en “posición lateral de seguridad”. Evitaremos, por un lado, que pueda aspirar el vómito, y por otra, que sufra una obstrucción de la vía aérea por hipotonía de la lengua. Esto es, cuando la inconsciencia es profunda, el tono de los músculos de la lengua se relaja, cayendo ésta sobre la entrada de la traquea asfixiando al paciente.

👉 Si el paciente vomita, límpiele el interior de la boca para evitar que el vómito refluya hacía el aparato respiratorio.

👉 En cuanto haya procedido a los dos pasos anteriores, llame rápidamente al 112 y, en ningún caso, abandone al paciente hasta la llegada del Servicio de Emergencias, al que informaremos de su evolución y cómo hemos actuado hasta ese momento.

🔗  https://www.madridsalud.es/serviciopad/que-hacer-ante-una-intoxicacion-etilica/